CD: DISHARMONIK “THE BEGINNING OF AGONY”

Escuchamos y reseñamos el trabajo debut de la formación de Bilbao.

13709824_1079893905398803_4919683944907404267_n

Banda: DISHARMONIK.

Título: THE BEGINNING OF AGONY.

Género: Melodic Black Metal.

País: España.

Sentarme a escuchar un disco debut de una banda nueva siempre es una alegría por todo lo que ello conlleva, pero si después de varias escuchas llego a la conclusión de que el disco es un trabajo interesante, la alegría es aún mayor. Pero no adelantemos acontecimientos “The Beginning of Agony” es el disco debut de la banda bilbaína DISHARMONIK. Este trío de corta edad (fundado en el 2015) acaba de lanzar un álbum de Melodic Black Metal diferente a lo que se suele escuchar en dicho género, ya que la presente banda mezcla en sus composiciones diferentes tendencias de otros estilos tales como el Death o el Thrash, añadiendo de este modo una gran variedad a un disco que se hace ameno y divertido a la hora de escucharlo.

El disco se abre con “The End” una intro de corte oscuro, ritmo lento e inquietante que nos introduce en la esencia que expresa de forma brillante el disco. Gran apertura del álbum.

La segunda entrada, y la primera canción propiamente dicha es “Fire Blood Death” la cual se inicia con el alarido del vocalista Periko (y bajista de la banda), a la par que un ritmo animado de la batería de Alberto. Dicha velocidad desaparece de forma paulatina para dejarnos con un tema pesado, lento, pero que cambia de velocidad constantemente para sumergirnos en la variedad antes nombrada. La seis cuerdas de Jon se presenta armónicas, potentes a ratos, casi cercanas al Heavy, y lentas por momentos más propias del Doom Metal.

La siguiente en sonar es el tema más largo del álbum, y es que “Infected Melancholy” nos entrega siete minutos y medio de música. La canción comienza, a lo largo de los primeros cuarenta y cuatro segundos, con un ritmo repetitivo en la guitarra que para mi gusto, es demasiado largo, un poco más breve hubiera quedado mejor; y es que hasta el primer minuto y medio tiene una entrada que se hace un poco pesada, y a lo largo de sus minutos el tema no presenta muchos cambios en su base musical y eso lo hace un poco aburrido. Como opinión personal soy de los que piensan que un tema largo debe de ser variado para evitar así cierto sopor, y en esta pieza no se ve tal cosa hasta prácticamente alcanzado el minuto tres, momento donde la composición se mete incluso en propiedad del Black Metal y nos da un buen momento musical, puede que le sobre a esta composición ciertos momentos.

La cuarta entrada se titula “Empty”. Interesante bajo en su inicio y unos bombos y platillos que marcan un paso profundo, a mí en la base musical me transporta muchas veces al Doom. Un corte lento que por la característica vocal de Periko, ese típico gutural rasgado, le viene de lujo, un tema que es un ejemplo de la variedad que hablábamos antes ya que cuenta con sutiles partes que se acercan al Heavy Metal más clásico, sin dejar nunca de lado la esencia oscura del Death Metal.

“War” cambia por completo y se introduce en el sendero más cañero de los géneros extremos. La batería es puro doble bombo y las seis cuerdas se nos presentan de forma potente. Aquí ya no tenemos esa lentitud de los temas anteriores y nos metemos en una composición que juega entre el Death Metal y el Thrash. Cuatro minutos y medio donde podemos disfrutar de una mayor velocidad y de unos cambios de ritmo mucho más marcados. En la parte central podemos disfrutar de un pasaje tenebroso, frío, triste, oscuro, que sin duda alguna tiene una calidad impresionante, sinceramente la banda debería explotar más estos pasajes porque lo hacen de forma increíble. Uno de los temas que más me han gustado de este disco.

La sexta en salir a escena es “The Grave of the Earth”. Inicio melódico que va en un espléndido in crescendo hacía un terreno mucho más poderoso. Una pieza que vuelve a estar a medio camino entre el Death y el Black Metal, y es esa cualidad la que convierte composiciones así en algo atractivo, ya que nos mantiene a la expectativa de lo que va a sonar en el siguiente acorde.

“Dead Memories” vuelve a pisar el acelerador y nos deja otra pieza de Black/Death muy interesante. Una canción donde los coros ganan en protagonismo y en donde la banda nos vuelve a dejar con unos cambios de ritmo que sin duda alguna hacen que las canciones sean mucho más completas y por tanto, de una calidad mayor. Gran tema para disfrutar en casa, pero mucho más para vivirlo en directo.

Le sigue “Darkness Inside Me” la cual tras una breve intro algo “desordenada” acelera su paso y se mete de lleno en un Melodic Death Metal bañado en el Black Metal. Tema muy oscuro sobre todo en el minuto dos, donde todo se vuelve más tenebroso, mucho más infernal. Sin duda alguna la composición más oscura del disco, y por lo tanto, con la que más he disfrutado. Como opinión personal creo que la banda, por sus características, es mucho mejor cuando se deja inspirar por el Black Metal que podemos apreciar en esta composición. Brillante pieza.

Entramos en la recta final del disco con “Wrath of the Gods”, que es a su vez la canción más corta del álbum con sus tres minutos y cincuenta y un segundos. Alberto se desata en estos acordes con una batería sencillamente descomunal, a una velocidad impresionante y con unos cambios sublimes. Tema que vuelve a tener esa atmósfera oscura y salvaje donde en ciertos momentos nos aporta ese sentimiento propio del Black Metal noruego. Puede que eche un poco en falta una guitarra algo más pesada, más fuerte, que combine con la melódica que tanto se usa, pero aun así, estamos ante una composición que la escuches las veces que la escuches no llega a cansar ni aburrir, y con eso está todo dicho, ya que no muchas composiciones consiguen eso. Hablando de la guitarra añado que se puede disfrutar de un gran punteo al final del tema.

“Fallen Angel” regresa a esos inicios suaves y melancólicos a base de unas seis cuerdas limpias y suaves, intro que se rompe con la entrada de la batería y una guitarra que se distorsiona de forma sutil para ir entrando en velocidad. Tema con un corte muy Heavy pero a la vez muy cercano al Melodic Death Metal, cosa que me sorprende de esta banda, la naturalidad con la que mezcla estilos sin que termine de sonar mal.

Y cierra el álbum “Raining Depression”, dos minutos y catorce segundos de puro instrumental. Una composición de guitarra limpia y relajada acompañado de sutiles sonidos de fondo para cerrar un disco de forma melancólica y oscura. Buena pieza para el fin de fiesta.

En conclusión, un disco de cincuenta minutos muy variado e influenciado por varios estilos. Un trabajo al que, personalmente  creo que le sobra algunas partes, sobre todo esas piezas lentas cercanas por momentos al Doom, pero no porque sean malas en sí, sino porque después de escuchar ese Black Metal mezclado con el Death, ya sea melódico o no; que tan bien realiza esta banda, creo que DISHARMONIK, no sé si por su naturaleza u otro motivo, muestra una calidad mayor en esos géneros, en esa velocidad, he visto que cuando ponen sobre la mesa una composición que tiene cambios de ritmos más profundos son mucho mejores que cuando nos entrega una pieza más lenta. Pero claro esto es solo mi opinión personal. Un disco que no olvidemos es un álbum debut, y ante eso hay que añadir que la banda tiene que encontrar su futuro camino, pero que después de escuchar, re escuchar, y de volver a escuchar este “The Beginning of Agony”, solo puedo añadir que estamos ante una formación que apunta maneras y de la que hay que estar muy atentos, ya que estoy convencido de que nos van a sorprender, y para bien, en los próximos años.

Reseña por Santi Machín

Deja un comentario